Un día me llamó Guiem y me preguntó si podría hacer un vídeo de su hija, como el de Andreu. Quería hacer un regalo especial para Sandra, su esposa. Le hacía ilusión la zona de Sa Coma, cerca de su hogar. Empezamos en casa para que Carlota se sintiera más cómoda y seguimos el camino hasta la playa. El entorno abierto frente al mar, las algas haciéndose montañas y la compañía de los caballos hicieron que el momento se tornara familiar. Carlota se desenvolvió sin temor frente a la cámara, como si me conociera de toda la vida. Y aquí ven el resultado, regalando recuerdos, mi principal objetivo. Con este vídeo, que verán en el apartado de "Vídeos", os deseo una FELIZ NAVIDAD!!!!