Es difícil encontrar parejas que estén tan relajados el día de su boda. Esto hace que el objetivo de la cámara te observe de otra manera... y se nota aún más si la novia ha sido modelo. Samantha y Ben trajeron a sus amigos y familiares desde Inglaterra a los hermosos parajes de Cala d'Or para dar rienda suelta a toda esa felicidad que se irradia en este vídeo. Fue una jornada fantástica que comenzó con chapuzones veraniegos en la piscina y acabó con una exquisita paella para retomar energías y terminar la noche dándolo todo en el club de yates de Cala d'Or!!! La guinda del pastel fue haber trabajado junto al fotógrafo Martín Ramis... que gozada trabajar así!!!

Mira el vídeo en el apartado "Bodas"...